El Cooperativismo Nacional y una herramienta para ser más competitivos

CONINAGRO viene trabajando en un novedoso Índice de Competitividad que permitirá analizar la situación de las producciones de Argentina.

El Cooperativismo Nacional y una herramienta para ser más competitivos

CONINAGRO viene trabajando en un novedoso Índice de Competitividad que permitirá analizar la situación de las producciones de Argentina.

CONINAGRO presentó en Capital Federal un novedoso Índice de Competitividad que permitirá analizar la situación de las producciones de Argentina y medirla en relación al tiempo.

“Recorrimos todo el país para conocer el perfil de los pequeños y medianos productores, con sus diferentes idiosincrasias hasta encontrar puntos en común que nos permitan analizar la evolución de las actividades que se realizan en las diferentes regiones”, afirmó el presidente de CONINAGRO, Carlos Iannizzotto, durante la presentación del trabajo elaborado por Ecolatina, consultora en economía y empresas, junto con el Área de Economía de CONINAGRO.

Durante la presentación se enumeraron las tareas de la entidad con la mirada en las producciones regionales: la presentación de una Ley de economías regionales, los aportes presentados para mejorar una ley de seguros y la Ley de semillas, sumado a pedidos reiterados por una baja en los impuestos. Estas han sido gestiones y acciones de la entidad para mejorar la competitividad de los productores agroindustriales.

El Índice de Competitividad de CONINAGRO (IC) es una construcción metodológica que permite medir y representar, mediante un único número, la evolución de la competitividad conjunta de nuestras economías regionales argentinas.

Se entiende a la competitividad de las economías regionales como un fenómeno sistémico y multidimensional. Las características del territorio provincial en el cual se desenvuelve la actividad productiva, las variables socioeconómicas vigentes en el país y los factores propios de cada economía regional influyen en forma directa sobre la productividad y la capacidad de las economías de mejorar el bienestar de sus comunidades.

El concepto de competitividad utilizado para realizar este índice no sólo busca reflejar factores económicos sino también aspectos referidos al bienestar social, la calidad institucional y la influencia del entorno.

La economista Mariángel Ghilardi Sierra, de Ecolatina

Se analizaron diversos aspectos: recursos naturales, infraestructura, población, entorno macroeconómico e institucional, desempeño económico y sector externo, entre otros. “La conjunción de los diversos indicadores que componen cada una de estas dimensiones permite obtener un único indicador que refleja el desempeño de la competitividad multidimensional a lo largo del tiempo”, indicó Mariángel Ghilardi Sierra, Coordinadora de Estudios Sectoriales de Ecolatina.

Las economías regionales que incluye el índice de CONINAGRO son: algodón, arroz, carne bovina, carne avícola, cítricos, granos, hortalizas, leche, maní, manzanas, miel, ovinos, papa, peras, porcinos, vino y mosto y yerba mate.

Desde la entidad afirman que el análisis y monitoreo de la competitividad de economías regionales es indispensable, tanto para la formulación y evaluación de impacto de políticas públicas, como para la toma de decisiones estratégicas por parte de los actores involucrados. “En este sentido, un índice de competitividad permite contar con una herramienta para identificar debilidades y fortalezas sobre las cuales concentrar esfuerzos con una mirada de largo plazo”, comentaron.

Fuente: CONINAGRO

DESTACADAS