Exportadores mendocinos dicen que el dólar está «atrasado»

Exportadores mendocinos dicen que el dólar está «atrasado»

Con el dólar oficial a $77,32 y una brecha del 80% con el mercado paralelo, desde el sector exportador en Mendoza señalaron que la divisa se encuentra «atrasada» en su valor, debido a los precios que se manejan en la actualidad.

En este sentido, distintos referentes coincidieron con el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, quien aseguró que Argentina requiere de «un tipo de cambio real que empuje a las exportaciones y proteja sin burocracia al mercado local», ya que la relación con el peso no alcanza a alentar las exportaciones del país.

Nicolás Vicchi, subgerente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi), añadió a ese panorama que no pierden de vista el efecto que tiene el valor del dólar en el resto de la cadena. «El tipo de cambio tiene que ir acompañado de manera que no sea afectado por todas las otras variables macroeconómicas, como la inflación«, explicó.

Con esas variables sobre la mesa, Vicchi sostuvo que «tenemos distintos tipos de cambio: el ingreso por exportaciones, con un valor menor a la hora de convertirlo en pesos; y la compra de insumos y todo lo que genera costos, como la promoción internacional, que tiene el valor del dólar con el impuesto del 30%».

Aún así, el director del Observatorio Vitivinícola ArgentinoDaniel Rada, consideró que la pandemia de coronavirus añadió una mayor complejidad a la hora de establecer cuál debería ser el valor del dólar. «Hoy el contexto internacional descalibra todo lo que es el sistema monetario internacional«, resumió.

«A eso se suman las distorsiones de nuestro mercado, como el paralelo y el ‘dólar solidario’, sumado a que estamos en medio de una reestructuración de deuda: las reservas que tenemos tampoco son una referencia certera», advirtió.

¿La clave de la competitividad?

Buscando reactivar la economía frente a la crisis que generaron las distintas cuarentenas en el mundo, los mercados exportadores están atentos a los movimientos que pueden realizar en este contexto, por lo que se espera una competencia «agresiva» a la hora de buscar compradores. Sin embargo, desde Mendoza aclararon que «con el dólar no alcanza».

«Con seguridad una devaluación pone una mejora en la competitividad, pero también es difícil ver la respuesta de los mercados«, indicó Rada. «Las importaciones de otros países no sólo responden a precios sino a los niveles de ingreso de cada economía. No podemos dejar de lado el impacto que ha tenido la pandemia en los grandes demandantes, como Estados Unidos, China y Brasil», apuntó.

De esta manera, se genera una amenaza en medio de la oportunidad que abre una «actualización» del dólar: mayor posibilidad de vender, pero una depresión en la demanda.

Carra coincidió en que el tipo de cambio es sólo una variable para que la exportación sea rentable. «La inflación, la diferencia entre dólar oficial y paralelo y la dificultad para conseguir insumos importados también juegan. No hay que perder de vista que sólo el 20% de las importaciones se destina a producción», reclamó.

La solución, según entienden desde la cámara, consiste en «un plan económico general que apunte a reestablecer la competitividad de exportaciones y no en una medida aislada».

Vicchi compartió la opinión, añadiendo que se necesita una disminución de la presión impositiva, aumento de reintegros, eliminación de retenciones y optimización de los costos logísticos que se tienen para poder llevar el producto al puerto y desde ahí exportarlo. «Es un paquete de medidas que creemos que puede mejorar la competitivdad y aumentar lo que se vende afuera», sostuvo.

Fuente: El Sol

DESTACADAS