La educación rural también es protagonista

La educación rural también es protagonista

Algunos dicen que la crisis en la educación en Argentina se debe a la ruptura del pacto educativo entre familia, escuela, y producción.

Desde el cooperativismo agropecuario creemos que la ruralidad tiene mucho para aportar, por su fuerte arraigo a los vínculos y a los valores, para reconstituir dichos lazos que unen a la familia, los docentes y el trabajo.

Estamos convencidos que la educación es la base del desarrollo inclusivo. Y la educación rural debe ser considerado un factor de política poblacional, por lo que amerita incrementar medidas que beneficien a todas las regiones. Entre todos, sector público y privado, debemos comprometernos a mejorar el acceso y la calidad de la educación rural en Argentina.

Sentimos, con afición que los gobiernos han recaudado mucho por la actividad productiva, pero, sin embargo, no han volcado el mismo esfuerzo, en capital monetario y humano, en infraestructura y capacitación, para la educación rural.

Como cooperativas tenemos la responsabilidad de promover los principios del cooperativismo en la escuela y en la capacitación docente. Tenemos el desafío de conectar nuestras cooperativas con las escuelas y apoyarlas para construir valores solidarios.

El campo también tiene que ser sustentable por su educación. No olvidemos que de 10 alumnos 1 es rural

Como parte de la gestión de nuestra entidad, queremos volver a una situación que el campo sea una opción para los jóvenes. Pero hace falta inversión en infraestructura.

Asimismo, necesitamos un desarrollo rural territorial educativo, que contemple que el agro es cada vez más industria. El campo es alimentos, indumentaria, medicina, biocombustibles y encimas industriales, etc.

Pero el desarrollo integral del país depende de las inversiones en educación, solo con éstas creemos que podrá el país salir de la situación de pobreza que vive en mucha de sus extensiones.

Es el momento de hablar menos de economía y más de educación.

DESTACADAS