Mecanización de viñedos y poda alternativa

Mecanización de viñedos y poda alternativa

Dada la situación de la viticultura actual, el productor primario debe buscar opciones que le permitan modernizar el manejo del viñedo, con el fin de incrementar la producción y disminuir los costos.
En este marco, existen alternativas a la poda tradicional, como la poda mecánica (box prunning) que consiste recortar los sarmientos como una caja y la poda mínima (minimal prunning), donde no se interviene salvo para despejar el interfilar para el paso de la maquinaria. En ambas alternativas se incrementa considerablemente la cantidad de yemas, con esto aumenta el número de brotes y racimos, y la producción crece entre un 70-150%. Se reduce el vigor de las plantas: menor largo de brote, entrenudos cortos, hojas de menor tamaño y detención de crecimiento del brote anticipadamente.
Comparados con el método de poda tradicional, estos métodos reducen enormemente los costos de producción, pero es un pre-requisito contar con la posibilidad de mecanizar la cosecha donde vayan a aplicarse, ya que no se pueden cosechar a mano.
Además, estos sistemas requieren buena disponibilidad de agua, ya que tienen mayor requerimiento hídrico.
Entre las variedades que se adaptan mejor están Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Syrah y Bondarda. En cambio, no se recomienda para Merlot, Sauvignon Blanc ni Aspirant.
Además, estos sistemas de conducción se presentan como una herramienta ante el cambio climático: maduración tardía, menor tenor azucarino y mayor acidez.
La poda en caja y la poda mínima son manejos que a la vista resultan desprolijos pero son una alternativa muy valiosa al momento de comparar los jornales necesarios. Mientras que para el sistema de manejo alternativo requieren 1 jornal cada tres hectáreas para la poda, la poda y atado tradicional demandan 13 jornales por hectárea.
Es importante remarcar que la mecanización integral del viñedo implica la utilización de maquinarias cuya adquisición es costosa para el productor, por lo cual es necesario el uso asociativo de la maquinaria o la contratación de empresas de servicio.
En el contexto actual, estos sistemas ganan cada vez más terreno, por lo que es conveniente continuar trabajando en estas alternativas que permiten reducir los costos del productor.

DESTACADAS