Ser madre…un corazón que no cesa ante sus latidos

Ser madre…un corazón que no cesa ante sus latidos

La maternidad comprende la  vocación excelsa de la mujer, dada su aptitud natural de donar vida y ser fecunda física o espiritualmente.

Esta fecundidad no sólo tiene sus raíces en la mujer como madre, sino que por su femineidad se trasmite a todos los ámbitos donde pueda desarrollarse, como hija, esposa, trabajadora. Es en todo su accionar en el que la mujer despliega sus dones fecundos, para dar lo que lleva en el alma.

Muchos aportes ha realizado a la humanidad con sus cualidades que la hacen única. La mujer no se doblega ante la fatiga, el cansancio, el dolor, el sufrimiento. Símbolo de fortaleza, valentía y laboriosidad,  entrega cada día una porción de esperanza con acérrimo anhelo,  para entretejer los caminos que harán historia.

En la actualidad la mujer madre, enfrenta desafíos con los que debe sostener su vida personal y laboral. Por su trabajo y su profesión es  necesaria en la sociedad, debido a su estilo y compromiso que hablan muy bien de ella. Sin embargo, no deja a un lado su labor y responsabilidad como madre. Son sus entrañas las que limitan sus ambiciones y la encaminan a buscar la senda correcta. Cuando su corazón se quiebra por las distintas circunstancias y obligaciones, dificultando el encuentro equilibrado entre lo personal y laboral,  este mismo: no deja de latir. Pues, en él mora los verdaderos afectos que laten y que dan vida a su ser madre.

Para ellas, este sencillo homenaje. ¡Felicidades en su día!

OF Dolores Miranda de Peñaranda

Fundación Pilar

DESTACADAS