Entrevista a la virreina Martina Luz Mercol: «La cooperativa es una gran familia»

Entrevista a la virreina Martina Luz Mercol: «La cooperativa es una gran familia»

La Vendimia 2019 coronó como virreina nacional a Martina Luz Mercol, una joven lavallina de 19 años cuya familia forma parte de la Cooperativa Tulumaya. Dialogamos con ella sobre su relación con la producción, los jóvenes en la vitivinicultura y el asociativismo.

«Desde siempre mi papá ha trabajado en la Cooperativa de Tulumaya, anteriormente mi abuelo, ellos son parte de la cooperativa. Recuerdo que cuando terminaba la cosecha, con mi papá íbamos con el camión hasta la bogeda», cuenta la joven. Allí su padre le enseñaba las piletas, los lagares, y veían el proceso para repartir el mosto o diferenciar el orujo. «Aprendí muchísimo de mi papá. La bodega Tulumaya es una gran familia y se trabaja realmente de corazón», recuerda emocionada.

Al crecer, Mercol fue invitada a participar de cada vez más reuniones y recuerda una que le pareció especial, poco antes de inaugurar la nueva Bodega Toro en San Martín: «Fui a una reunión de fin de año y ahí dio la charla Eduardo Sancho (Presidente de ACOVI y de FECOVITA). Ese día dijo que la vitivinicultura era una pirámide y que la base eran los productores, el producto final el vino. Nos hizo sentir muy importantes. En base a eso que el contó, yo me preparé en todo mi proceso de reinado tratando de explicarle a la gente que debíamos valorar el trabajo del productor como primer pilar».

Al poco tiempo de ese encuentro, la joven lavallina se sumó a la Juventud de Cooperativas Vitivinícolas (JUCOVI) que reúne a hijos y nietos de productores. «Hace un año que pertenezco, me gustan sus reuniones. Realmente es muy grupo muy lindo que nos contiene y sobretodo nos enseña sobre la principal actividad de Mendoza», expica Mercol.

Finalmente, la flamante virreina comenta lo que para ella es la cosecha en la viña: «La cosecha es lo que permite comprar útiles para los chicos, comprarles un par de zapatillas o llevar un plato de comida caliente a la casa. Esto lo he vivido muy de cerca y defiendo que la cosecha sea como una familia: uno tachea, uno cosecha… es un equipo. Se encrespa la piel entera ver cómo se forma ese mundo aparte y hermoso”.

La proclamación y parte de la entrevista

Fotografía: Prensa Lavalle

DESTACADAS