24 de agosto: Día del padre sanmartiniano

24 de agosto: Día del padre sanmartiniano

Cada 24 de agosto en Argentina se celebra el Día del padre en referencia a nuestro prócer, el General José de San Martín, quien, en un día como hoy pero de 1816, fue padre de Mercedes Tomasa, Merceditas.

En el contexto histórico, se debe hacer alusión a que, en el año 1814, José Francisco de San Martín y su esposa, María Remedios Escalada, llegaron a Mendoza y se radicaron en la casa de la familia Álvarez.

Justamente fue en ese solar, el 24 de agosto de 1816, donde nació la única hija del General, cuando se encontraba en plena formación el Ejército de Los Andes. El 31 de agosto de 1816, la niña fue bautizada por el vicario José Lorenzo Güiraldes con el nombre de Mercedes Tomasa.

La preocupación más grande de San Martín en su paternidad fue preparar a esa niña con los valores necesarios que él transmitía a sus pares.

Y lo logra gracias a las máximas. Le enseña a amar y respetar, hasta a los esclavos. Ser humilde, amar a la misma naturaleza, a expresarse y presentarse bien, no desear lo que tiene el prójimo, en valores que hacen a una buena persona.

Por otro lado, promulga la educación fuerte en matemáticas, música, letras y habilidades manuales, todas disciplinas que por aquel entonces se capacitaba la sociedad.

Su rol como padre abnegado y amoroso lo convirtieron en ejemplo de paternidad para las generaciones futuras. Así, las 12 máximas escritas son un resumen de los valores que San Martín inculcó en Mercedes. Por este motivo es que el 24 de agosto se conmemora, en nuestro país, el Día del Padre.

En el ocaso de su vida, cuando él hace su testamento, muestra que Merceditas ha cumplido largamente las expectativas que tenía para con ella. Cumplió con los valores que él quería inculcarle y desea que su hija, Merceditas, trasmita a sus nietas.

San Martín se convirtió, de esta manera, en un paradigma. Es un modelo paterno a seguir. No tan solo porque tuvo la suficiente honestidad y virtudes para lograr cambiar el destino de la mitad del continente, sino también por la fortaleza y templanza para enseñarle a Merceditas, su hija, los valores fundamentales para todo hijo o hija. Fue cauto, medido en sus decisiones, acompañó a su hija durante el mayor tiempo posible y le  y marcó un camino de honestidad y amor a la patria.

 

DESTACADAS