Con la mirada puesta en el productor

Con la mirada puesta en el productor

Carlos Alberto Iannizzotto ya es presidente de CONINAGRO para la gestión 2016-2018. Su currículum dice que es un productor vitivinícola cooperativo, nacido en Mendoza, padre de familia, casado, con diez hijos y 19 nietos.

Su relación con el tercer sector, entidades de la economía social y el cooperativismo en particular, le han permitido desempeñar roles de representación en una gama variada de entidades: Integrante del staff de FECOVITA, a través de la cual llega a CONINAGRO como Consejero, Gerente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas de Mendoza (ACOVI), Integrante de la Mesa Ejecutiva de la Corporación Vitivinícola Argentina desde el 2005 (COVIAR).

Abogado con vasta experiencia en mediación familiar que se ha capacitado en las Universidades de Cuyo, de Navarra, España y del Aconcagua, en Mendoza y le han permitido ser Presidente de la Fundación Pilar, Familia y Sociedad y del Instituto para la Transformación del Estado y la Sociedad.

Iannizzotto asume hoy la presidencia de CONINAGRO tras haber ocupado la vicepresidencia desde 2012, donde se consolidó como un dirigente referente de las producciones regionales, impulsor del trabajo en equipo y planificador de la interacción público-privada en el marco de la economía social. El nuevo presidente de CONINAGRO es además un fuerte impulsor de la ruralidad como motor del cambio en el país.

¿Cuáles serán los ejes de su gestión al frente de CONINAGRO?

Esta nueva gestión en Coninagro viene a sumar, a los lineamientos ya realizados y acordados con el Consejo de Administración, una impronta propia de gestión en equipos, donde la prioridad será consolidar a las cooperativas, base y sustento de nuestra entidad, y de nuestra acción. Hay que ayudar al productor agropecuario para que incremente su pertenencia, incremente el arraigo y lo traslade a su familia.

Debemos acompañar a sostener a mejores personas, mejores familias, y en consecuencia terminaremos teniendo mejores empresas cooperativas. Necesitamos como actores sociales del cooperativismo, que se difundan los valores. Y nosotros somos responsables de contribuir a difundir esos valores. Es nuestra responsabilidad. El cambio también se produce desde la sociedad, desde las instituciones. Y estamos en ese camino.

Esa es su mirada social. ¿En lo productivo hacia dónde se encamina la gestión de Coninagro?

No tiene sentido la existencia de Coninagro y ni de las organizaciones cooperativas si el productor no puede mantener su producción. No hay cooperativas sin productores. Así que nuestra gestión también estará abocada a la continuidad productiva de nuestros representados y haremos hincapié en trabajos técnicos que permitan aumentar la productividad, asesorando al productor en las variables productivas, y gestionando gremialmente para que finalmente pueda bajar el tan mentado “costo argentino”. El pequeño y mediano productor debe ganar competitividad y nuestra acción gremial, con gestiones frente a organismo públicos debe estar apuntada a ayudar a ese fin último. Las cooperativas no solo tienen como objetivo la renta, sino que también están vinculadas al capital social y esa es la fortaleza que vamos a impulsar.

¿Sobre qué acciones van a trabajar para lograr estos objetivos?

Queremos apuntar fuertemente a la sustentabilidad de la producción, investigando e incursionando en temas sensibles frente al cambio climático, el uso racional del agua y seguro multirriesgo. Vamos a trabajar para combatir la inequidad existente en la cadena de valor del campo. Nuestros productores reciben poco por sus producciones comparado con los altos precios en la góndola. Hay mucho que gestionar, mucho por hacer, respetando el espíritu cooperativo que nos embarga permanentemente, que implica asociación, comprensión por el otro, ayuda mutua. Necesitamos seguir buscando financiamiento para el productor, pero con condiciones más accesibles en plazos y tasas, y para mejorar el capital de trabajo.

¿Cómo estima que será la relación con el sector público?

Tenemos buenas relaciones con los Ministerios vinculados a nuestra entidad, desde el Ministerio de Agroindustria hasta el de Desarrollo Social, a través del INAES. Hay buen diálogo, lo que no implica coincidir en todo, ni con todas las medidas que se toman. Seguiremos en nuestro camino, marcando las diferencias o trabajando juntos. Siempre mirando el interés del productor.

Tenemos proyectos para muchos temas vinculados a la producción, muchas asignaturas pendientes frente a políticas públicas que no han podido o no han sabido mejorar la situación de nuestros productores. Vamos a acompañar las políticas de sustentabilidad ambiental, cuidando la casa en común, sin desincentivar la producción. Queremos desarrollar estrategias para concentrar la oferta, con el objeto de mejorar los precios tanto para el productor como para el consumidor. Y como ya le dije, apuntar al desarrollo de la educación rural, fomentando el arraigo y el desarrollo local.

Queremos un cooperativismo pujante, derramando beneficio a nuestros productores, pero beneficiando a todo nuestro país.

DESTACADAS