«El desafío es transferir tecnología al productor»

«El desafío es transferir tecnología al productor»

El Ingeniero Eduardo Sancho, presidente de FECOVITA y ACOVI, fue invitado por el Portal INFOBAE al Seminario sobre Economías Regionales en vistas del 2018, organizado por el medio de comunicación y con la presencia de las principales organizaciones y empresas productivas a nivel nacional.

El Panorama Empresarial tuvo como expositores a los empresarios Daniel Herrero, presidente de Toyota Argentina; Alejandro Asrrin, CEO de Naranja; Eduardo Sancho, presidente de Fecovita, y Cristian Perez, director de Asuntos Públicos de Coca Cola Argentina.

Estos hombres de negocios explicaron cómo sus empresas ubicadas en distintas regiones del país como las provincias de Buenos Aires (Toyota), Córdoba (Naranja), Mendoza (Fecovita) desarrollan planes de crecimiento en sus inversiones, empleo, ventas y exportaciones con miras al 2018.

A continuación, las palabras del presidente Sancho y los ejes que expresó en su mesa de debate.

Para poner en contexto: La vitivinicultura argentina.

Somos el quinto productor de vino en el mundo. Tenemos 200.000 ha. en Argentina dedicadas al vino. Esto nos hace ser muy competitivos para afuera, el exterior.

Una característica muy importante en Argentina es la cantidad de mano de obra. Primero y principalmente estamos constituidos por pequeños y medianos productores. Somos cerca de  17 mil productores. Es decir, en promedio, 11 ha. por productor. A pesar de ser una vitivinicultura del nuevo mundo, como España, Italia, Francia, Estados Unidos, Chile y Sudáfrica, tenemos la característica de pequeño productor del viejo mundo, con una presencia muy fuerte.

Esta vitivinicultura está cada vez más distribuida en el país, aunque nuestra producción se ubica en Cuyo, en donde el 77% de la producción total es de Mendoza y en San Juan cerca del 15%. También es muy fuerte la mano de obra. La vitivinicultura tiene un uso de mano de obra intensiva.  En total, aproximadamente, cuenta con 300.000 personas y, en forma directa, 105.000 personas en las diferentes áreas de la industria argentina.

¿Dónde consumimos ese vino?

Somos muy fuertes en el mercado interno. El 11° consumidor de vino es Argentina a nivel mundial y eso hace que cerca del 75% de nuestra producción vaya al mercado interno y el resto se exporta.

En este punto, ha crecido muchísimo la vitivinicultura. Hubo un cambio muy importante. En el año 90′, a pesar de contar con más cantidad de viñedos, Argentina no era conocida en el mundo como un país vitivinícola. Nadie lo relacionaba. Eso ha cambiado mucho y muy rápido.

Hace dos años, fuimos a Chicago y fuimos a alquilar un auto. Cuando la persona encargada se da cuenta que somos argentinos, nos mencionó el Malbec y no a Messi o Maradona. Es decir, tenemos una realidad hoy que hace 20 años era imposible. Argentina está siendo conocido como un país netamente vitivinícola y lo celebramos.

El papel de FECOVITA

Dentro de ese contexto, somos la empresa nro. 10 a nivel mundial dentro de la vitivinicultura. A nivel interno, estamos dentro de la primera o segunda empresa. También somos grandes productores de mosto, exportamos principalmente a EEUU. En 2016 fuimos los primeros exportadores de mosto a nivel nacional y segunda a nivel mundial (Argentina), con jugo de uva que se ocupa principalmente para edulcorar bebidas.

El mercado interno es muy importante para nosotros. Cada vez es un mercado más exigente, el consumo diario de vino es fundamental pero la línea media y alta gama toma una relevancia importante. El argentino va siendo cada vez más exigente en marca, en calidad del vino y también en precio.

Nuestro ADN cooperativo contiene la responsabilidad de organización de productores que compiten contra un mundo que se va concentrando y cuenta con más economía de escala. Nosotros no contamos con subsidios del Estado y competimos como cualquier otra empresa.

FECOVITA es un sistema cooperativo unido a 29 cooperativas distribuidas en diferentes regiones, con 54 bodegas que forman lo que es la Federación en la parte de fraccionamiento y comercialización del vino. Esa realidad ns hace estar en el mercado de vinos de mesa, media y alta gama. Nuestros productores producen todo tipo de vino gracias a esa distribución geográfica.

Con vistas al futuro

Mirando para adelante, creemos que el país puede darnos una estabilidad mayor. Dependemos de nuestra provincia, de nuestros país. Si Argentina crece, nosotros crecemos. Si no lo hace, tampoco nosotros.

Dentro de ese contexto, estamos haciendo inversiones muy importante para tecnificar. Vamos a hacer una inversión de 50 millones de dólares, de los cuales 20 ya se han invertido  para una planta modelo, a través del Banco Nación y Fondo de la Transformación y restan las otros 30 a lo largo de 2018.

El desafíos se hace mayor cuando debemos bajar a las cooperativas y a productores. Nuestro objetivo es que nuestros 5000 productores  cada vez estemos un poco mejor. Por eso buscamos la manera para pagar lo mejor posible y disminuir los costos para que tengan una mayor rentabilidad.

En este punto, comienza el desafío fundamental de la transferencia de tecnología. Nuestros productores, a medida que adquieran tecnologías, vana poder ser más eficientes y competitivos en la vitivinicultura mundial.

Para eso, estamos trabajando fuertemente en financiamiento. El principal inconveniente que tiene el productor hoy es la poca posibilidad de conseguir financiamiento y, así, poder adquirir la tecnología que hace falta. Por eso FECOVITA ha hecho una línea de créditos para ayudar al productor en la compra del vino junto al Fondo para la Transformación.

Esto nos permitirá la transferencia de tecnología al pequeño y mediano productor y, de a poco, ser más competitivos en un mercado mundial cada vez más exigente.

 

DESTACADAS