El cooperativismo es un gigante dormido

El cooperativismo es un gigante dormido

Por Carlos Iannizzotto, presidente de CONINAGRO y directivo de ACOVI.

Es fuente de regocijo celebrar en este mes a las cooperativas de todo el mundo. La posibilidad que tenemos de ayudar al país con trabajo y producción es muy grande y debemos aprovecharla. El cooperativismo no tiene partido ni política partidaria, y no tenemos dudas de que es el sistema económico que más favorece a la ruralidad. Para sustentar lo dicho, quiero plantear cuatro conceptos fundamentales:

1) La globalización.  Debemos saber que no demonizamos a nadie, pero la globalización tiene un proceso fuerte de “desespacialización”, es decir, un encuentro cultural y social fuera de espacio. Cualquier medida  que se tome en cualquier parte del mundo nos incide directamente.
​  ​

2) La concentración. Actualmente, dos empresas que están enfrentadas se unen de golpe. Es todo rápido, de un momento para otro. Estamos viviendo una concentración inevitable y ante ello los productores nos tenemos que unir.

3) La vulnerabilidad. En este punto tenemos que saber que nuestras producciones deben ser sustentables, no solo para que podamos subsistir.

4) La política demográfica. El campo genera uno de cada seis puestos de trabajos  y produce  alimentos para todo el país. Las políticas antinatalistas son impuestas para dominar nuestro mercado y no son positivas para Argentina. Necesitamos una política demográfica que nos haga crecer  en todo el territorio para tener más riqueza. En silencio, pero masivamente, el campo apuesta a la vida y con ello contribuye al crecimiento de nuestra nación.
Para nosotros los Valores del cooperativismo son más necesarios hoy que nunca. Porque los personalismos deben terminar en Argentina para darle lugar al consenso y al trabajo en equipo. Todo lo humano debe estar fundado para nosotros en valores y virtudes, sobre todo los que dignifican a la persona. Si no, no sirve. Ser buena persona, tener valores es buen negocio. Y el cooperativismo quiere poner ese sello.
 
Creemos que cada uno puede poner la semilla para que la justicia y la productividad sean valores fuertes en Argentina. Hoy uno de los grandes problemas es el empleo. Debemos enfocarnos y trabajar en cómo crear empleo, porque  la innovación y la revolución tecnológica están expulsando el empleo. Tenemos que capacitarnos en las nuevas tecnologías.
 
El cooperativismo debe enfrentar con éxito el cambio de paradigma. Y el secreto está en unirnos todos. Si hay consenso, hay asociativismo.
El  Cooperativismo es un gigante dormido.
Juntos podemos hacer grandes cosas.

DESTACADAS