“El impuesto al vino generaría un quebranto para la producción”

 “El impuesto al vino generaría un quebranto para la producción”

El Ing. Eduardo Sancho, presidente de ACOVI, mencionó los principales ejes de preocupación del sector vitivinícola tras la intención de crear un nuevo impuesto al vino del 10%, luego de la conferencia de Nicolás Dujovne la semana pasada.

“Tenemos que saber todos que este impuesto afecta a los productores de forma directa”, deslizó Sancho. “Teóricamente es un impuesto que repercute en el consumo, pero por la disminución de consumo de vino que estamos teniendo, se verá reflejada en el productor. No podemos aplicarla en el consumidor porque nos generaría una mayor caída, que repercutiría en el excedente y en una disminución del precio”, aclaró.

En este aspecto, Sancho manifestó que el impuesto del 10% que se pretende impulsar es inaplicable ya que se trasladaría a toda la cadena vitivinícola, repercutiendo de manera negativa en los costos totales.

“De un vino que se paga 12 pesos, 6 irían al Estado, porque el impuesto se daría en toda la cadena, sumándose al del transporte, los distribuidores, el corcho, los comerciantes, etc.”. En otras palabras, si se traslada ese impuesto, no sería del 10% sino del 50%».

“Creemos que el impuesto es inaplicable porque generaría un quebranto de la producción”, sentenció Sancho.

El presidente de ACOVI, además se refirió a la categoría en la que se incluyó al vino como bebida ‘no saludable’. “No podemos decir que el vino es perjudicial para la salud. Tampoco podemos compararnos con las gaseosas. Está comprobado que el vino es beneficioso para la salud consumido, como todo alimento, con responsabilidad”.

El también productor vitivinícola explicó que aprobar este impuesto no es colaborar con el Estado, sino todo lo contrario. «Una economía regional que atraviesa una crisis como la vitivinícola, puede generarle más problemas al Estado por desempleo o por altos costos. Al Estado le va a generaría más pérdidas que ganancias”, declaró.

Por último, en el marco de las conversaciones con el gobierno nacional, la vitivinicultura espera poder consensuar, teniendo un plazo de 10 días para rever el tema antes que la discusión llegue al Congreso. «Creemos que se puede cambiar al nivel del Ejecutivo. Estamos convencidos que vino debe tener 0% de impuestos”, concluyó.

DESTACADAS