En defensa y apoyo a la vitivinicultura

En defensa y apoyo a la vitivinicultura

La Corporación Vitivinícola Argentina, con su presidente Ángel Leotta a la cabeza, mantuvo una reunión con la Comisión de Economías y Desarrollo Regional de la Cámara de Diputados de la Nación, donde se trató la importancia del uso de la Ley de Jugos Naturales, la exención de impuesto a los vinos espumantes y el apoyo a pequeños y medianos productores.

Eduardo Sancho, presidente de FECOVITA, analizó las conclusiones de la reunión de la COVIAR que se realizó en Mendoza ayer en La Enoteca.

“Creo que fue muy importante. Fue un signo de la importancia que desde el Congreso Nacional se le da a la vitivinicultura y a la COVIAR», mencionó.

«Fue bastante fructífera la reunión porque nos escucharon todos los planteos. Me llevo una idea bastante buena de esta reunión y creo que va a hacer avanzar las leyes que estamos trabajando”.

En este aspecto, ante el interrogante de saber qué objetivo persigue a corto y largo plazo la vitivinicultura, Sancho afirmó que “los dos temas más centrales fueron la ley de jugos naturales y espumantes».

Por un lado, mencionó, que «hay resistencia a la ley de jugos naturales, hay grupos muy grandes que se ven afectados por ella».

«Lo que nosotros estamos tratando en este aspecto es que hay fuerzas empresarias que están en contra de esto por sus intereses, pero todas las economías regionales se ven beneficiadas por esa ley. Y, sobre todo, se ve beneficiada la salud pública”, expresó Sancho.

Por otro lado, el actual presidente de FECOVITA explicó la posición del sector con respecto al impuesto interno a los espumantes: «Se ha entendido que no es el champagne de los años 70 que era un lujo y que lo tomaba muy poca gente. Ahora es vino espumante y de tipos distintos. que no lo podemos clasificar en el champagne tradicional. Se ha difundido mucho su consumo y va teniendo características más importantes en el mercado».

«En este momento el espumante es una alternativa porque está al mismo precio que un vino normal y, en algunos casos, con precios más económicos. Esto abre la posibilidad a un mayor consumo”, dijo.

Prohibición de publicidad del vino en CABA

Mucho se ha hablado del tema. Es que la legislación de Buenos Aires para que se prohíba la publicidad del vino en la vía pública ha generado malestar y gran rechazo en el sector vitivinícola.

En referencia al tema, Sancho afirmó: “Se planteó muy claramente en la reunión que teníamos temores que llegue el proyecto de ley nacional, que se copiara de ciudad de Buenos Aires y empezara a tener repercusión internacional».

«No puede identificarse al vino como las otras bebidas alcohólicas», manifestó y agregó «Las otras son industriales y el vino no, y ya está comprobado a nivel internacional las ventajas que tiene el vino. Por lo tanto hay que separar de la legislación las bebidas alcohólicas del vino”.

Concentración versus economía de escala

FECOVITA siempre ha sostenido y defendido la bandera de la economía de escala, el cooperativismo y el asociativismo de productores del sector. En cambio, a nivel general, se está dando una tendencia a la concentración que preocupa a la vitivinicultura cada vez más.

“Por desgracia la concentración se está dando cada vez más. El 2017 va a ser complicado con la concentración. Habrá una mayor concentración en la vitivinicultura por los precios que se están dando, la situación del mercado y la caída del consumo. Son variables que terminan en una mayor concentración», expresó Sancho.

«Estamos convencidos que los productores tenemos una sola forma de luchar con la concentración y es lograr entre nosotros una economía de escala», precisó.

«La concentración te lleva a que si no tenés economía de escala, no podés luchar contra esa concentración. No podés alcanzar la exigencia que logra la concentración en todos los planos. La herramienta es juntarnos todos los chiquitos y tener economía de escala y, así, poder competir contra la concentración».

Es por este motivo que desde FECOVITA y ACOVI insistimos en que el productor tiene que integrarse. «Aquel que no esté integrado a una cadena, al negocio vitivinícola, se va a ir cayendo y le será muy difícil por desgracia sobrellevar esa situación».

Por último, Eduardo Sancho invitó a todos los productores a sumarse al sistema de FECOVITA: «Las cooperativas siempre están abiertas. Para nosotros es el mejor camino, que puede ayudar a que el productor esté integrado, logre economía de escala y pueda competir con una concentración cada vez más importante».

DESTACADAS