La vitivinicultura se reunió con Macri

La vitivinicultura se reunió con Macri

La cadena del vino se reunió con el presidente de la Nación, Mauricio Macri.  De la reunión participaron el presidente de CONINAGRO, Dr. Carlos Iannizzotto, y el presidente de FECOVITA, Eduardo Sancho. Además, participaron referentes del sector que integran diversas instituciones de la vitivinicultura, todas integradas a COVIAR.

Participaron también los principales referentes del Ministerio de Agroindustria, encabezado por el Ministro Ricardo Buryaile.

“Logramos instalar una agenda de temas con el presidente Mauricio Macri. Es un sector que acompaña al gobierno y que ha apostado a la innovación y a la tecnología. En este gradualismo que se va produciendo hay ciertos problemas, algunos graves, que le dejamos sentado y manifestamos, encontrando buena predisposición», planteó Iannizzotto terminada la reunión.

«La idea es buscarle solución a problemas de temas vinculados al empleo, al desarrollo del pequeño y mediano productor y, sobre todo, apuntamos a mejorar la competitividad,  la política sanitaria, entre otros temas”, indicó también productor vitivinícola.

En esta reunión de la mesa de vinos, se le presentó al Presidente Macri un punteo de los temas de interés de la cadena, sobre los que el sector viene trabajando:

  • Proyecto de Integración de Pequeños Productores (PROVIAR II).

El objetivo del PROVIAR II es mejorar la rentabilidad y estabilidad de los ingresos de los pequeños productores que participan en la cadena vitivinícola. Este proyecto amplía y complementa las acciones desarrolladas en la primera etapa (PROVIAR I). El proyecto prevé el acoplamiento al mercado de 3.500 productores de 10 provincias con 18.500 hectáreas asistidas. Generará alrededor de 5.300 nuevos puestos de trabajo, impactando en más de 1.000 proveedores de tela antigranizo, equipamiento industrial y maquinaria agrícola.  El proyecto ha sido priorizado por el Ministerio de Agroindustria.

  • Aumento de reintegro a los productos vitivinícolas.

La carga impositiva a lo largo del proceso de producción, elaboración y venta de vino argentino en el exterior es en promedio 20% vinos fraccionados y 30% para granel y los impuestos asociados al transporte significan 2% en vinos fraccionados y 3% en graneles.

La uva en fresco y la pasa de uva tienen una realidad similar a la de las demás economías regionales del país productoras de frutas, tales como la pera y la manzana. El Decreto 1207/2016 incrementó el reintegro por exportaciones de peras y manzanas (pasaron del 5% al 8,5%), es fundamental para la uva de mesa y la pasa de uva alcanzar un beneficio similar.

 

  • Reforma tributaria.

Se conoce que el Poder Ejecutivo está trabajando en una reforma tributaria integral. Al mismo tiempo, la carga impositiva sobre la cadena de valor vitivinícola es muy alta, la cadena vitivinícola no soporta la aplicación de ningún nuevo impuesto.

  • Convenio de corresponsabilidad gremial.

Dada la característica “mano de obra intensiva” de la vitivinicultura, la aplicación de medidas de política que consideren esta situación es fundamental.

Es por ello que, inicialmente, los convenios de corresponsabilidad gremial vitivinícola gozaron del beneficio de la ley 26.940 a través de la cual el primer año de aplicación las contribuciones patronales (seguridad social) se tributaron al 50%, el segundo año al 75% y el tercer año al 100%.

 

  • Ley de uso de jugos naturales en bebidas analcohólicas.

Este proyecto beneficia la salud de todos los argentinos y al mismo tiempo a todas las economías regionales del país.

La ley generará 15 mil puestos de trabajo en 13 provincias. Para la vitivinicultura significará mercado para 60.000 toneladas de jugo concentrado (casi 3 millones de quintales) esto es la producción de unas 14.000 hectáreas pertenecientes a 2.000 productores.

Existe un proyecto de ley (2316-D-2016) presentado por el Diputado Luis Borsani (Cambiemos, Mendoza) y secundado por legisladores de las provincias productoras de jugos de frutas (Mendoza, San Juan, Catamarca, Rio Negro, Tucumán, Salta, Entre Ríos, entre otras) que promueven su tratamiento en las comisiones de Presupuesto y Hacienda e Industria y cuenta, además, con moción de preferencia para su tratamiento. El mismo recoge antecedentes de anteriores proyectos y logra equilibrar la edulcoración de las bebidas no alcohólicas al otorgarle un piso particular para el azúcar de caña no menor al 75%. Por sus beneficios en términos de la salud y en economías regionales, otros legisladores han manifestado su interés en sus respectivas comisiones.

  • Eliminación del impuesto interno a los vinos espumantes.

La Ley 25.239/99 amplió el objeto de la aplicación de impuestos internos incorporando, entre otros productos, a champañas (vinos espumantes). Hace 12 años que el impuesto está suspendido con el compromiso de la industria de compensar con inversiones, compromiso que ha sido cumplido. 

  • Lobesia botrana.

La Lobesia botrana (polilla de la vid) es una plaga que afecta actualmente 160.000 hectáreas sobre un total de 224.000 implantadas con vid en Argentina. Las principales provincias afectadas son Mendoza y San Juan, si bien se han realizado capturas de la polilla en Salta.

La Ley Nacional 27.227 establece el control de la plaga para todo territorio afectado. En esta línea, para la campaña 2017/2018 se dispusieron 400 millones de pesos del presupuesto nacional

La Ley 27.227 dispone el control de la plaga mediante la aplicación de “Técnica de Confusión Sexual” a través de difusores de feromonas. Sin embargo, fue necesario complementar este sistema (confusión sexual) con insumos químicos (aeroaplicación) ya que las empresas proveedoras de feromonas no disponían de la cantidad suficiente para abastecer la demanda argentina.

  • Promoción de los vinos argentinos.

En estos 12 años, la COVIAR ha invertido más 50 millones de dólares en promoción, aquí y en el exterior. Frente a lo que invierten nuestros competidores este valor es mínimo y esto aumenta la desventaja.

A modo de ejemplo, Italia y Francia han estado recibiendo ayuda por parte de la Comunidad Europea en aproximadamente en 0,10 dólares por litro elaborado, España en 0,12 dólares por litro elaborado y Portugal en 0,15 dólares. En el caso de Argentina la inversión en promoción es financiada casi en su totalidad por el sector privado.

 

  • Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP 4).

Las anteriores ejecuciones de este programa han sido sumamente beneficiosas para la vitivinicultura.

En el período octubre 2014 – mayo 2017 se acompañaron 136 productores ubicados en las provincias de Mendoza, San Juan y La Rioja. Se ejecutaron inversiones totales por $ 27 millones de pesos. (11 millones a través de aportes no reembolsables y 16 millones de aportes de contra parte de los productores), en maquinarias, malla antigranizo, estructura, sistemas de riego y reposición de fallas de plantas. El impacto de las mejoras alcanzó una superficie de 1.000 hectáreas aproximadamente. Se favoreció además el desarrollo de 40 proveedores locales, todos ellos Pymes con utilización de mano de obra local.

Es por ello que se espera la pronta ejecución del PROSAP  4.

 

  • Preferencias comerciales (Sistema Generalizado de Preferencias) en Estados Unidos para los productos vitivinícolas argentinos.

El 28 de mayo de 2012, el gobierno estadounidense suspendió a Argentina del SGP.

Por otro lado, en la actualidad los productos vitivinícolas argentinos (vinos y jugos concentrado de uva) ingresan con arancel a los Estados Unidos (vino 6,3 centavos de dólar por litro y jugo concentrado 132 dólares por tonelada) mientras que los principales competidores ingresan con arancel cero, lo que significa una desventaja competitiva.

 

  • Negociación MERCOSUR – Unión Europea.

En la actualidad los productos derivados de la uva ingresan a la Unión Europea con aranceles y cuotas de importación, sin embargo, los productos chilenos lo hacen con arancel cero. En el caso particular de la uva de mesa y la pasa de uva, la rebaja de aranceles podría mejorar el posicionamiento de estos productos en el mercado europeo ya que los productos argentinos son de contra-estación por lo cual no compite con la producción local europea.

DESTACADAS