Los costos crecientes impactan en la rentabilidad

Los costos crecientes impactan en la rentabilidad

Publicado en Diario Los Andes, 18 de junio de 2016

Según un reporte publicado por el Observatorio Economías Regionales de Acovi, la variación en el precio del combustible evidencia un importante incremento en la composición de los costos totales para mantener operativo un viñedo en Mendoza.

El reporte analiza que haciendo un promedio para el caso, tanto de producción de uva tinta como de uva blanca para pequeños productores, en enero de 2016 los costos por mecanización representaban un 17% del total, ascendiendo a $ 10.692 por hectárea. Por otro lado, los fletes representaban alrededor de un 2,5% del costo (en promedio si se considera producción de uva tinta y uva blanca), es decir unos 1.572 pesos por hectárea.

En cambio, en mayo, el valor de mecanización -incluye gasoil y mantenimiento- representa 19,5% del costo total y suma $ 13.156 por hectárea. Es decir que en el transcurso del 2.016 este costo se ha incrementado 23%.

En el caso del flete, a mayo representa un 5% de la estructura total de costos, duplicándose su incidencia, ascendiendo a $ 3.373 por hectárea producida. Es decir que este ítem ha sufrido un incremento del 114,5% acumulado en el año (pasando de un gasto de $ 1.572 por hectárea a $ 3.373,45). Esta suba se debe no sólo al incremento puro en el precio del combustible, sino también al impacto de las nuevas tarifas vigentes en el rubro, las cuales sufrieron también una actualización.

En cinco meses aumentó 69% el valor del tinto genérico

Tras cuatro año de precios estancados, nuevamente el valor por litro del vino pagado al productor volvió a levantar vuelo. Según datos del Observatorio Vitivinícola Argentino, entre enero y febrero los tintos genéricos aumentaron 69% su valor nominal, mientras que el precio del blanco escurrido creció 61%.

La noticia es alentadora teniendo en cuenta que los números dan algún alivio al productor pero no terminan por cerrar porque, con la peor cosecha de los últimos 56 años, en promedio todos levantaron menos kilos y los costos siguen presionando la rentabilidad.

David Crocco, vicepresidente de la Bolsa de Comercio de Mendoza, estimó que “se están mostrando mejores precios en los contratos registrados en la Bolsa, pero esta tonificación no es acorde con las expectativas que tenía el mercado, principalmente el productor. Creo que se esperaban mejores precios. No obstante, hay que reconocer que -comparado con el mismo período del año pasado- hay 25% más de operaciones. Es decir, más movimiento”.

Cabe recordar que en octubre del año pasado el mercado de traslado del vino en Mendoza mostró el volumen promedio de transacción más bajo en 34 meses. Según datos del Observatorio Vitivinícola Argentino, octubre de 2015 fue el mes que menos vinos sin indicación de variedad se transaron.

Así las cosas, mientras en octubre de 2013 se comercializaron 424.719 hectolitros (hl), en 2014 se vendieron 595.545 hl. En 2015 sólo se logró hacerlo por 312.860 hl.

Aun con esta señal de movimiento del mercado, Crocco no fue tan optimista sobre el futuro del negocio y en este sentido destacó que “hay que tener en cuenta que muchos viñedos están abandonados, a otros no se les han hecho los trabajos correspondientes, por lo que habrá que ver cómo será la cosecha el año que viene”.

DESTACADAS