Patricio Griffin, titular de INAES: «Es la hora de ponernos a trabajar juntos»

Patricio Griffin, titular de INAES: «Es la hora de ponernos a trabajar juntos»

El Foro Mundial de Cooperativas Vitivinícolas realizado recientemente en Mendoza fue el fenómeno más importante del cooperativismo  internacional en los últimos tiempos: invitado especialmente por Fecovita, el Titular de INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social), Dr. Patricio Griffin  brindó unas palabras en la Apertura:

«El cooperativismo y el mutualismo en la Argentina vienen planteando la necesidad de una colaboración estratégica entre los estados y los organismos representativos de las cooperativas y mutuales para definir las políticas públicas, tener realmente un protagonismo en la totalidad del modelo social.

El hecho de que en el Foro hayan participado parlamentarios y dirigentes de todos los países y seamos capaces de hermanarnos en un esfuerzo de negocio a nivel internacional, está mostrando que el cooperativismo empieza a obtener su mayoría de edad. Es un salto importante de pasar de la enunciación de los principios y valores a los hechos concretos.

Las cooperativas son hijas de la crisis. Cada vez que ha habido una situación crítica, el modelo solidario ha sido capaz de resolver problemas muy profundos.

La propia Fecovita nació de una situación tan crítica como que se privatizaba una empresa vitivinícola del Estado (Giol) que iba a terminar en manos de multinacionales altamente concentradas. Colaborando con el Estado provincial, los productores y las pequeñas cooperativas lograron un triunfo estratégico porque se hizo la primera y la única privatización “buena” en la Argentina. Fecovita nació, creció y se desarrolló gracias a resolver las crisis correctamente. El concepto de solidaridad y economía solidaria está incorporando la responsabilidad común, la ayuda mutua y el esfuerzo propio a la economía. Está introduciendo en la economía la producción, la creación de la riqueza, un modelo más eficiente, más distributivo, que garantiza que el productor reciba el producto de su trabajo. Y por lo tanto, cuando hacemos un esfuerzo estrictamente económico por desarrollar y consolidar el cooperativismo, estamos desarrollando los principios del cooperativismo en general.

Somos empresas solidarias y económicas, que tenemos un mecanismo democrático incorporado al funcionamiento y un mecanismo democrático incorporado a cómo distribuimos esa riqueza.

Es un momento realmente excepcional para el movimiento cooperativo. Y por supuesto, saliendo de crisis, inmersos en la crisis, que es el lugar donde mejor nadamos los cooperativistas. Es la hora de ponernos a trabajar juntos.»

DESTACADAS