“Queremos que pequeños y medianos productores compitan en el mundo”

“Queremos que pequeños y medianos productores compitan en el mundo”

Por Diario Los Andes – Laura Saieg.

Asumirá el jueves como titular de la entidad que agrupa al sector cooperativo agrario de Argentina. Cuenta los principales desafíos, los objetivos que se fijó y los problemas que advierte y tratará de solucionar en su gestión.

Carlos Iannizzotto, actual directivo de Acovi y de Fecovita y vicepresidente -desde hace seis años- de Coninagro, asumirá la próxima semana como presidente de esta última entidad. De este modo es que dejará la banca Egidio Mailland, luego de seis años y representante de la cooperativa ACA.

Pero además, la designación de Iannizzotto toma un impulso importante, ya que es la primera vez en 60 años que una economía regional logra liderar este puesto, ya que la presidencia estuvo siempre ocupada por representantes de Buenos Aires y La Pampa, y cooperativas representantes de granos y oleaginosas. De hecho, los últimos 2 por Mailland, y los anteriores cuatro por Carlos Garetto, fueron de ACA.

Cabe destacar, que Coninagro es una organización que agrupa al sector cooperativo agrario de Argentina, fundada el 18 de setiembre de 1956.

En diálogo con Los Andes, el futuro presidente detalló que dicha organización cuenta con 880 cooperativas agrarias y representan a 150 mil trabajadores.

Además, Iannizzotto mencionó: “El sector del cooperativismo agropecuario es muy importante para la región y Argentina. En su conjunto factura 7.000 millones de dólares y de ese monto, 3.500 millones de dólares son los que se exportan -60% son cereales-. Además, dentro de Coninagro están todas las economías agrarias como el algodón, la yerba, cítricos, hortalizas, frutihortícola, leche, carne, vino, cereales, entre otros tantos”. Es así, que mencionó la importancia de este puesto y del trabajo a partir de ahora.

-¿Qué significa que luego de 60 años por primera vez una economía regional toma la presidencia?

-A lo largo de estos años Fecovita ha trabajado con mucha inteligencia y claridad en defensa de los productores y del trabajo rural intensivo, algo muy diferente al trabajo pampeano. Por lo que por unanimidad, todas las cooperativas de Coninagro, incluido ACA, adhirieron a la posibilidad de que una economía regional estuviera en la presidencia y pudiera darle otra mirada y apoyo.

Es un cambio de paradigma, en donde la ruralidad va a tener desde Coninagro una visión más federal, más amplia; sin que esto signifique excluir a la industria cerealera. Con este cambio, lo que se busca es dar una mirada más desarrollada del trabajo local y con una impronta mayor a la mano de obra. Queremos el liderazgo de la producción y de los pequeños y medianos productores para que ellos puedan tener una mayor rentabilidad y puedan salir al mundo siendo competitivos.

Pero además es importante remarcar que este puesto ha sido un trabajo y de gestión de Fecovita y de la industria del vino, y que circunstancialmente está representado por mí.

-¿Cuáles son los desafíos que se plantea a partir de ahora?

-Hay varios puntos que marcan el lineamiento durante los dos años que dure la gestión. Uno de los principales frentes a atacar, y es el gran desafío de mi gestión es el tema del financiamiento, en lo que respecta a más plata y líneas con intereses acordes a la realidad del pequeño y mediano productor.

Además, buscaré que vayamos hacia nuevos paradigmas y tres factores fundamentales, como es el cambio climático, el seguro multi riesgo y el uso racional del agua.

Por último, intentaré fortalecer e integrar la cadena del cooperativismo para que las empresas de todos los sectores logren mayor competitividad.

-¿Cómo piensan lograr mayor competitividad?

-Necesitamos bajar costos, sobre todo en lo que respecta al área impositiva y financiera. Es de real importancia que las economías regionales salgan al mercado externo. Hoy, el 80% de la producción de las cooperativas se envía al mercado interno y sólo el 20% se envía a otros países. Estos porcentajes tienen que cambiar, ya que el mercado argentino tiene un techo y es estrecho. Por lo que la forma de crecer es mirar más allá de las fronteras. Hoy producimos más de lo que comercializamos.

En esto es importante que se apoye al cooperativismo desde Coninagro, ya que la gran mayoría de las cooperativas se han desarrollado más en las fase productiva que en lo comercial. Tenemos que cambiar este paradigma y apoyar la parte comercial de nuestras empresas para que sean más competitivas.

-¿Cuáles son las principales dificultades a resolver?

-Desde el punto de vista económico, todo lo que respecta a lo impositivo, logístico y financiero. Estos factores afectan la constitución de los precios y la rentabilidad de las economías regionales y pymes.

Pero además, queremos poner el acento en el tema arancelario como una forma de poder facilitar la competitividad de nuestros productos en el mercado internacional, con o sin Mercosur. Nos hemos encontrado que muchos países competidores de nuestros productos tienen aranceles 0 o del 15%, mientras que nosotros tenemos aranceles del 40% como los cítricos o jugos de frutas. Además de las diversas barreras paraarancelarias que tampoco ayudan a impulsar el negocio.

Y desde el punto de vista social, queremos capacitar y mejorar la calidad de vida de los trabajadores. La ruralidad para nosotros es fundamental.

Queremos generar recursos que puedan aportar la paz social y que los jóvenes que viven en el campo quieran quedarse allí. Buscamos desurbanizar el país, por lo tanto, frenar esta emigración de lo rural a lo urbano.

Esto se logra con desarrollo económico, con infraestructura y trabajo. Es uno de los grandes desafíos que tenemos.

-Además de lo expuesto, los costos internos son muy altos para la competitividad. ¿Cómo trabajarán en este aspecto?

-Claro que sí, hoy no podemos venderle productos argentinos al mundo con la actual carga impositiva, fundamentalmente con la descompensación grande que se produce con el IVA. Este impuesto para el ámbito rural debe ser reformado.

Además, otro costo muy importante es el de los fletes. Las economías regionales están muy alejadas de todos los puertos, por lo que el transporte es un ítems que marca el valor del producto final. Pero además de esto, otra problemática es la infraestructura, nuestros caminos rurales están descuidados. Lo que obstaculiza la salida de la mercadería. Es así, que tenemos que trabajar en puntos coyunturales y otros estructurales.

-¿Cómo ve la situación gremial del sector?

-Salvo en algunas actividades muy específicas están encaminadas y hay muy buen diálogo. Hay buena perspectiva en la conciliación y acuerdo. Hoy no es el mayor problema. Pero sí hay un conflicto a resolver y es el tema del costo salarial y con ello mejorar la calidad de vida de nuestros productores.

Hoy, las empresas no tienen en blanco a su personal por el costo que esto implica; y el aporte patronal es de suma importancia. Las empresas lo quieren pagar, no les gusta estar fuera de la ley, pero para algunas economías este ítem representa hasta el 55% del precio final del vino y competimos con el 30% de otros países. Por ello, más del 50% de la ruralidad está en la informalidad. Esto debe revertirse.

-Además, ¿cómo están trabajando en cuanto al pedido que realizaron sobre reintegro de exportación?

-El problema que perjudica a las economías regionales es el tema cambiario, ya que el dólar está desajustado perjudicando a los precios de los productos agrícolas y los costos que el cooperativismo tiene que enfrentar.

Pero como sabemos que esto no puede tocarse, mientras tanto se ataca el problema de fondo, propusimos que los productos agrícolas del país tengan un sistema de reintegros a la exportación especial, que es una forma coyuntural de ir solucionando los desajustes por la falta de competitividad.

Uno de los puntos que se están analizando, es reintegrar el IVA y otros impuestos internos, como premio para aquellos que hoy exportan. Es que al analizar el paquete, el 55% del precio del producto está compuesto por impuestos. Según mencionaron, pronto va a salir un decreto con una nueva escala, en donde la uva y sus derivados estarán incluidos.

A negociar inclusión en la ley Pyme

-¿Qué sucedió con la inclusión de las cooperativas en la Ley Pyme? 

-En su momento la respuesta de Macri había sido positiva, sin embargo en la reglamentación no se incluyó al cooperativismo. Tenemos una reunión con la secretaria Pyme para conversar este tema. Buscamos revertir esto que sucedió ya que nos perjudica y nos ubica en un lugar de desigualdad.

En concepto, las cooperativas son la unión de pequeños productores para hacer economía de escala. No es concentración, no es que se busque mayor rentabilidad, por lo que el carácter de pyme sigue estando. En bruto factura mucho, pero es la suma de muchos pequeños. Lo que se queda la cooperativa es solo un porcentaje.

La cooperativa no gana más o excluye productores, todo lo contrario, se busca unir fortalezas para competir y así tener mejores costos de fletes, de insumos, de elaboración, producción, y con ello posicionar los productos en el mercado externo, que solo el pequeño trabajador no podría.

Por ello, es que por este mal entendido concepto, los pequeños que se unen para poder competir y subsistir se lo castiga. El problema, es que la mayoría de las cooperativas de Coninagro facturan más de lo que establece la ley para para ser considerada pyme.

Perfil personal: Carlos Alberto Iannizzotto

Edad: 61

Estado civil: casado

Hijos: 10, y 19 nietos

Profesión: abogado

Cargos: es directivo de Fecovita desde hace 28 años y lleva 15 como gerente de Acovi.

Emprendimientos personales: productor vitivinícola cooperativo.

DESTACADAS