Quitar los excedentes es la deuda pendiente para 2016 en vitivinicultura

Quitar los excedentes es la deuda pendiente para 2016 en vitivinicultura

Diario Uno – Por Laura Zulián

Especialistas y economistas advierten de que es urgente solucionar el problema del sobrestock de vinos. Piden que se cumpla la medida de destinar el 35% para mosto.

Quien gane las elecciones y se consagre el próximo gobernador de Mendoza tendrá varios flancos abiertos para solucionar en materia económica. Uno de ellos es el de la crisis en la que la vitivinicultura está inserta. Salir de ella será un desafío conjunto entre las entidades, el Estado y los propios bodegueros y productores.

Para Eduardo Sancho, presidente de Fecovita (Federación de Cooperativas Vitivinícolas), tomar medidas en 2016 ya será tarde. “Esta crisis por la que estamos atravesando va a producir un cambio, se va a hacer una concentración muy grande de la actividad, hasta ahora hemos tratado de mantener a pequeños y medianos productores”, advirtió Sancho.

La depresión de los precios del vino producida por el sobrestock es uno de los puntos claves de la crisis que afecta a esta actividad, que pese a las medidas tomadas por el Estado parece no encontrar solución.

“Esta situación ya está hablada con el Gobierno; la medida es sacar los excedentes que se producen por determinar un porcentaje bajo de mosto en el 2014 y la imposibilidad de exportar vinos a granel, eso produjo una situación explosiva. Al haber excedentes los precios bajan”, explicó Sancho.

En línea con Sancho, Sebastián Riera, economista especializado en vitivinicultura, dijo que la colocación de los excedentes no es un tema menor. “El movimiento mismo de los stocks genera costos (administrativos, de vasija, de mano de obra), además no es competitiva la exportación (probablemente no genere ninguna rentabilidad)”, comentó el especialista.

Agregó, con relación al porcentaje del 35% de mosto, que “es un valor importante en el presente pero es temporal”. “Será necesario revisar el contexto del mercado, digamos cada dos años, y mediante un consenso regional y transparente alterar el porcentaje de vino con destino a mosto. El objetivo de las políticas productivas es generar impactos que sean reales y susceptibles de ser medidos. Si las políticas no se implementan correctamente, no se generan resultados y no puede evaluarse la efectividad de la misma”, añadió.

Aunque ya existe un acuerdo entre San Juan y Mendoza para que se cumpla con el 35% destinado a mosto, las entidades que asocian a los productores reclaman que se haga efectivo. Carlos Iannizzotto, gerente de Acovi, sostuvo en un comunicado que “tiene que cumplirse con la ley vigente”. “Por lo tanto aquellas bodegas que no lo han hecho tienen que obedecer la ley para que no se perjudique aún más la situación de los excedentes. Dar alguna otra alternativa a quienes no han hecho mosto causaría un grave daño a la situación actual y sería sumamente injusto frente a todos aquellos establecimientos o firmas que se han sujetado a lo establecido por el acuerdo Mendoza-San Juan”, indicó.

Medidas sugeridas

Frente a esta realidad, quienes están dentro de esta actividad sugieren algunas medidas para paliar la crisis. “Las medidas a futuro son sacar esos excedentes y cumplir con el porcentaje a mosto; y mejorar el tipo de cambio que nos permita exportar vinos a granel”, advirtió Eduardo Sancho.

“Creo que los candidatos tienen que plantear este tema en forma urgente si no se van a encontrar con una vitivinicultura destruida, vamos a tener gente que va a vender, a dejar sus fincas y se va a venir a la ciudad, y no estoy exagerando. La situación es muy mala. Hace 40 años que estoy en la vitivinicultura y no recuerdo una situación tan límite. Hemos estado con la nueva cosecha con precios totalmente deprimidos”, opinó el cooperativista.

Sebastián Riera sostuvo que “es deseable que el próximo gobierno continúe los programas de asistencia técnica al productor y mejore  las posibilidades de financiamiento. Un sector vitivinícola desactualizado y desorganizado no camina. Necesitamos una mayor inversión en innovación y aplicación de herramientas tecnológicas. Por ejemplo: viticultura de precisión, asesoramiento productivo y de mercado, por mencionar algunas”.

►Stocks. Destinar el 35% del vino producido a mosto ayuda a generar menos excedentes y eso contribuye a tener un mejor precio por litro.

►Políticas públicas. Los especialistas afirman que los operativos de colocación de excedentes han fracasado en su objetivo porque no han estado bien realizados.

►Estrategias. Sugieren que el próximo gobierno debe mejorar las posibilidades de financiamiento de manera tal que se pueda invertir en innovación y mejoramiento de las herramientas tecnológicas aplicadas.

DESTACADAS