Recomendaciones técnicas para el post cosecha

Recomendaciones técnicas para el post cosecha

Son sugerencias aportadas por el equipo de Servicios Cooperativos para que la planta de vid llegue en condiciones óptimas para la próxima temporada.

Transcurrida la cosecha, suele pasar que se tiende a desatender algunas tareas de suma importancia tales como la fertilización, el riego y, de ser necesario, el control de plagas y enfermedades. La falta de estas actividades en el momento oportuno, tienen una clara influencia en el próximo ciclo.

Por ello, es importante considerar algunos puntos:

Control de plagas y enfermedades

Finalizada la temporada, luego de la cosecha hay que aprovechar para:

  • Eliminar resto de racimos que queden en la planta.
  • Aprovechar a identificar y marcar plantas que presenten virosis o enfermedades como hoja de malvón. Es la época propicia para realizar esta tarea.
  • Utilizar un Manejo Integrado de Plagas (MIP) para disminuir el posible nivel de plaga y resguardar la sanidad del viñedo.
  • Si el viñedo presenta algún estado avanzado de peronóspora superior al 10%, se debe aplicar algún funguicida sistémico (si tiene un porcentaje menor, se pueden utilizar funguicidas a base de cobre). Si el viñedo no sufrió desfoliación por peronóspera y ya se realizó el tratamiento, no ha llovido y la aplicación persiste, no es necesaria una nueva aplicación.
Fertilización

El manejo nutricional de los viñedos en post-cosecha es una tarea clave para el éxito productivo del cultivo, ya que luego de un ciclo de producción, la vid sufre un desgaste severo de nutrientes y de energía que deben ser repuestos como reservas. Cabe mencionar que deben incorporarse de manera adecuada con fundamentos, para no correr el riego de deficiencia o toxicidad.

Para lograr un correcto manejo nutricional, el productor vitícola debe adquirir diferentes técnicas para definir una estrategia de fertilización. Una de las más importantes en esta época es la observación visual a campo.

La observación visual a campo es sin duda la más conocida y realizada por el productor. Si tiene pérdidas de hojas por peronóspera, podredumbre o granizo no debe estimular nuevos crecimientos, sino que debe que evitar humedad excesiva. Recordar no realizar fertilización poscosecha si su viñedo se está desfoliando.

Importancia de la fertilización post-cosecha

Con el inicio de la nueva temporada, la planta depende de sus reservas para realizar una brotación óptima.  Dichas reservas están compuestas por carbohidratos que se encuentran acumulados como azúcares y almidón en las estructuras permanentes de la planta (brazos, tronco y raíces, encontrándose en mayor proporción en estas últimas).

Aproximadamente a partir de la floración, la vid ya posee una suficiente cantidad de hojas maduras para satisfacer sus propios requerimientos nutricionales.

Dosis sugeridas
  • NitrógenoPara plantas adultas las dosis de nitrógeno pueden variar desde 0 a 130 kg/ha, dependiendo de la fertilidad del suelo y rendimientos que se deseen alcanzar. Mientras que  para plantas jóvenes, de 2 a 3 años, las dosis van de 0 a 50 kg/ha. En el caso de este nutriente se recomienda incorporar en post-cosecha el 60% del requerimiento total calculado.
  • Fósforo: Debe ser aplicado inmediatamente finalizada la cosecha ya que ayudará al desarrollo de las raíces finas que crecen durante la época, siempre que se utilice en tiempo y cantidad suficiente. Las dosis para plantas adultas varían de 0 a 60 kg/ha, expresados como P2O5.  No obstante, si los análisis muestran deficiencia se deberá realizar una fertilización. Si bien los momentos de aplicación ideales son los mismos que para el nitrógeno, se recomienda aplicar el 100% de la dosis en post-cosecha. Esto se debe a que el fósforo posee escasa movilidad en el suelo, debiendo ser incorporado a una profundidad adecuada para que pueda ser captado rápidamente por las raíces (30-40 cm).
  • Potasio: Si bien los suelos de nuestra región suelen contar con este mineral, especialmente los que poseen una alta proporción de arcilla en su composición, no es extraño encontrar casos de deficiencia de potasio por lo que la aplicación de este elemento suele hacerse solo en conjunto con fósforo y nitrógeno y dependiendo de la disponibilidad real en el suelo de este mineral. Esta utilización conjunta de los 3 elementos permite trabajar con viñedos de alto potencial de rendimiento.

RECUERDE SIEMPRE CONSULTAR CON EL INGENIERO ASESOR DE SU COOPERATIVA – agronomia@sevicoop.com.ar

DESTACADAS