Suba de energía: costo extra para agricultores de 125 millones de pesos

Suba de energía: costo extra para agricultores de 125 millones de pesos

Diario Los Andes –  7 de Mayo de 2016.

El dato se desprende de un informe elaborado por el Instituto Rural. Uno de los sectores más afectados es el vitícola. Golpea a quienes utilizan pozos por goteo. Productores aseguran que se castiga al que se invierte.

El incremento en la tarifa de energía eléctrica ha golpeado fuerte a quienes invirtieron para tecnificar sus cultivos. Es que para aquellos que lograron mejorar la eficiencia y generar un ahorro de agua, uno de los recursos más escasos de la provincia, el aumento los golpea de lleno. Un informe del Instituto de Desarrollo Rural estima que el incremento de la tarifa es del 143%, por lo que el sector agrícola tendrá un costo extra de más de 125 millones de pesos.

Así las cosas, llueve sobre mojado para la agricultura. Según destaca el reporte, antes de la suba de la tarifa el gasto global de energía eléctrica en el sector agrícola alcanzaba una cifra muy cercana a los 90 millones de pesos. Sin embargo, luego del incremento, el consumo energético alcanzará los 217 millones de pesos. Lo que representa una suba de 143%. Es decir, el sector agrícola tendrá un costo extra de más de 125 millones de pesos.

“En las estructuras de costo del sector agrícola en general el gasto en energía eléctrica registraba 3% de los costos operativos. A partir de los incrementos se convirtió en un importante componente del costo y actualmente este rubro supera el 10% de los costos operativos totales. El aumento de las tarifas eléctricas para el sector agrícola superó el 200%”, señaló  Jonathan Majon, autor del reporte.

Según el especialista la suba afecta a toda la actividad agrícola; no obstante, uno de los sectores más afectados es el vitícola. “Esto se debe a la gran cantidad de hectáreas que utilizan riego presurizado; actualmente superan las 30 mil hectáreas. Otro sector afectado es el hortícola; aunque su superficie con riego presurizado es menor, el gasto en energía eléctrica es un componente bastante importante en sus estructuras de costos. Finalmente, el frutícola también es afectado”, indicó Majon.

Este incremento se suma a las actualizaciones que sufren otras tarifas agrícolas como la de Irrigación. En este sentido, desde el Departamento General de Irrigación indicaron que en Mendoza hay 20 mil pozos empadronados de los cuales Irrigación considera que están activos unos 11.700. El canon por año y por hectárea tuvo un incremento de 25%. “Un valor de referencia para tomar en cuenta es que para un pozo de entre 8 y 10 pulgadas en la cuenca del río Mendoza, el canon es de $ 8.270 anual. Hay oasis en donde este canon es más económico por sus condiciones socioeconómicas”, señalaron desde Irrigación.

Productores, los más golpeados

Con este aumento en la tarifa de energía eléctrica en el sector agrícola, los productores que invirtieron y tecnificaron sus explotaciones son los más afectados.

“Acá nadie te premia por invertir ni ahorrar tanto energía como agua. Nosotros tenemos riego por goteo en nuestros viñedos. Con eso mejoramos los rendimientos, la calidad y ahorramos agua, pero en vez de tener un beneficio nos llegan aumentos”, se quejó Ernesto Villasante productor de San Martin.

“No solo nos sacaron el subsidio nacional, sino que también se encarecieron los costos de red. Personalmente he estado en Chile y allí no solo te subsidian si tecnificás el viñedo, sino que además tenés beneficios en las tarifas”, añadió el productor.

Por su parte, Marcela Moroncelli, productora vitícola del departamento de Junín, indicó: “Tengo un viñedo pequeño con varietales y lo riego con un pozo; sinceramente desde febrero la factura se duplicó. A esto le tengo que sumar el aumento de Aguas Mendocinas porque, como tengo una bodega abandonada en mi propiedad, me tomaron esos metros cuadrados y me cobran por un servicio que no tengo. También hubo aumentos en Irrigación”.

“Realmente no damos más. Desde hace varios años saco de mi actividad como profesional para poder mantener la finca”, agregó.

Gestionan subsidio ante la Nación

Consultado el subsecretario de Ganadería y Agricultura de la provincia, Alfredo Aciar, aseguró que “el gobierno ha hecho una evaluación de cuánto es el impacto, y nos da que el aumento de la tarifa eléctrica les va a costar a los agricultores mendocinos alrededor de unos 150 millones de pesos más de lo que venían pagando.

Esto, según la zona, impacta más en unas que en otras. El Valle de Uco es uno de los lugares donde más impacto tienen porque casi todo se riega con pozo. En el Este hay muchos pozos y también hay impacto”.

Agregó: “Con estos números en la mano hemos realizado una gestión ante el ministro de Energía, Juan José Aranguren, y ante el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile. Cuando se mira todo el país, las únicas provincias que tienen muchos pozos agrícolas son Mendoza y La Rioja, son las que estamos reclamado un subsidio”.

Desde la Provincia lo que se ha reclamado a Nación es que otorgue un subsidio de la misma forma que se hizo con las electrointensivas, es decir, un subsidio directo sobre la facturación.

En tanto, el diputado nacional Luis Borsani (UCR) presentó en abril un proyecto de ley que está en la comisión de Presupuesto y Hacienda del Congreso, en el que pide la reducción de la alícuota del IVA que se cobra sobre el servicio público de energía eléctrica para riego agrícola, fijando un límite máximo del 5%.

Según destaca el proyecto, “la alícuota es determinada por la ley 20.631 (texto ordenado en 1997 y sus modificaciones) en su art. 28, que establece un aumento de hasta 27%, y que es aplicada a la totalidad de las actividades productivas cuando usan energía para riego agrícola”.

Link a nota Diario Los Andes aquí.

Por María Soledad González.

DESTACADAS